Cartas a un labrador

“Educaos, instruiros en las aulas, pero no seáis avaros de la Ciencia que poseáis: difundirla por el pueblo, haced cuestión de honor arrancar a éste de la ignorancia; lograréis así la grandeza de vuestra raza y contribuiréis al bienestar de la Humanidad.”. Esta es una de las muchas reflexiones que Odón nos dejó y que sin duda mejor refleja su pensamiento y su manera de actuar. Ante todo De Buen era un pedagogo, obsesionado por hacer llegar la ciencia y la cultura hasta el último rincón del suelo patrio para, de este modo,  poder arrancar al pueblo de las cadenas de la ignorancia.Y a tal efecto cualquier momento y lugar eran idóneos para lograr dicho objetivo, el aula, el campo ,sus publicaciones y colaboraciones en la prensa o sus tertulias veraniegas en el Casino Republicano de Zuera.

El Centro de Estudios Odón de Buen está llevando a cabo gestiones tendentes a la publicación de las denominadas “Cartas a un labrador”. Se trata de una serie de 24 cartas, dividas en 2 etapas (17 publicadas entre julio de 1887 y enero de 1888 y una segunda serie de 7 cartas publicadas en 1894)  de las cuales nos disponemos a ofrecer un adelanto a través de nuestra página Web. Este proyecto es fruto de meses de trabajo orientado a la transcripción de los textos originales que se encuentran alojados en la Hemeroteca Digital de la Biblioteca Nacional de España,  llevada a cabo por Javier Gonzalvo y Javier Puyuelo y posteriormente revisadas por Ignacio Arnal y Antonio Calvo Roy.

 Las Cartas a un labrador comprenden una serie de artículos publicados en Las Dominicales del Libre Pensamiento en los cuales Odón de Buen, siguiendo un plan preestablecido, resalta la importancia de la ciencia utilizando un lenguaje diáfano y accesible para cualquier persona. Para ello en dichas misivas se  sirve de un  amigo de Zuera , no sabemos si real o ficticio, cuyo nombre es Manuel y en el  cual simboliza el prototipo de español medio de finales del XIX. A  través de su figura intenta acercar el contenido de sus artículos al mayor número de lectores posible con la intención de “vulgarizar” la ciencia haciéndola llegar al pueblo, tal y como siempre ambicionó. Las 17 primeras cartas publicadas entre 1887 y 1888 tienen un tono más naturalista, en ellas trata  temas referidos a la historia natural encuadrados en la agricultura,  los ecosistemas, de la organización biológica, etc.. a través de los cuales pretende  mostrar los beneficios de la ciencia para la sociedad.  En la segunda entrega, compuesta por 7 cartas publicadas en 1894, sin abandonar la perspectiva científica, se centra  en los asuntos sociales y políticos, abordando temas como la desigualdad social, el cooperativismo y las distintas reivindicaciones que el naciente movimiento obrero estaba llevando a cabo en España.

Esperamos que este pequeño adelanto que os brindamos, compuesto por dos cartas, una correspondiente a cada etapa, merezca vuestra atención y os despierte el interés por la futura publicación.

.

 

Esta entrada fue publicada en Generales. Guarda el enlace permanente.

2 Respuestas a Cartas a un labrador

  1. Gonzalo Lozano Soldevilla dijo:

    Las Dominicales del Libre Pensamiento fue una publicación creada por mi bisabuelo Fernando Lozano y Montes en colaboración con Ramón Chíes Gómez.
    La cabecera de la publicación. de bronce sobre madera, está en mi poder.

    • Centro de estudios Odon de Buen dijo:

      Hola Gonzalo, sin duda un gran trabajo el realizado por tu bisabuelo. Cualquiera que hemos leido algo de su biografía y nos hemos acercado algo a su obra hemos podido comprobar que era un hombre clarividente, sin duda adelantado a su tiempo en su pensamiento y planteamiento. Una gran labor divulgativa la que realizo desde Las Dominicales del Libre Pensamiento. Un placer poder contar con un comentario tuyo en nuestra página.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *